Caso de COVID-19 en la Biblioteca Nacional

María Magela Brenes, directora general de la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R., en respuesta a la publicación hecha en un medio sobre el primer caso de COVID-19 en esta institución aclara que:

-El llamado a labores se hizo el 1 de junio, en el Bloque 2, porque era necesario atender situaciones que se estaban dando en el edificio, luego de 2 meses de estar cerrado. Además, era imperante dar mantenimiento a las colecciones patrimoniales, custodiadas por esta institución.

-Cabe señalar que esta institución cuenta con un Comité de Salud, debidamente registrado, según lo establece el protocolo publicado por las autoridades. En el edificio de 5 mil metros cuadrados laboran 46 funcionarios, a los que se les ha brindado el equipo de protección personal (EPP) recomendado por las autoridades. Por las dimensiones de esta estructura, se mantiene el distanciamiento social.

-Antes del llamado a labores se hizo una sanitización en el edificio. Se contrató a una empresa especializada para que realizara este proceso.

-En el momento en que se conoció del caso, se procedió a comunicar a las autoridades de Salud para recibir las instrucciones correctas, quienes respondieron que no harían pruebas masivas a asintomáticos, solo a aquellos que se considerasen contactos directo y aquellos que presentasen síntomas, en cuyo caso debían reportarse cada uno al 169. No es decisión de María Magela Brenes, como directora general, hacer o no pruebas masivas a los funcionarios de la institución.

Es muy lamentable que, justo cuando los medios de comunicación promueven una campaña de NO A LA DESINFORMACIÓN ante la pandemia actual, se haya publicado una noticia imprecisa y alarmista.